2/05/2017

Autos de Hidrógeno


AUTOS IMPULSADOS POR CELDAS DE HIDRÓGENO

Control de energía para autos eléctricos 

En conjunto la UAQ, el ESIQIE, el IPN y el Cinvestav desarrollan un proyecto de control de energía para autos eléctricos utilizando celdas de hidrógeno (H).

Este sistema fue instalado en un prototipo de auto eléctrico llamado H2 Panda, en él, se usa un tanque de hidrógeno, una celda de intercambio de hidrógeno y una celda o pila de combustible de membrana polimérica, administradas por un controlador de velocidad que le pasa corriente al motor para que el vehículo pueda desplazarse. 

Gonzalo Macías Bobadilla, investigador de la UAQ, detalló el funcionamiento del automóvil, “tenemos lo que es el tanque de almacenamiento de hidrógeno y sus válvulas reguladoras; la celda de combustible que hace la combinación de hidrógeno con oxígeno para que pase a un controlador de carga donde se obtienen las curvas ideales para cargar la batería y enviar la energía suficiente para no desperdiciar el hidrógeno”.

La colaboradora del IPN Rosa de Guadalupe González destacó la importancia del desarrollo de proyectos enfocados en la generación de energías limpias, esto en respuesta al futuro que tienen los combustibles fósiles.

Finalizó diciendo “los vehículos eléctricos con tecnologías pueden ofrecer muchas ventajas desde el punto de vista del impacto ambiental y el ahorro de impuestos como la tenencia o verificaciones. Lo importante es ofrecer soluciones a la sociedad

Tecnología disponible para la industria 

De forma paralela científicos del INEEL, Cenidet, Ipicyt, UASLP y el CIMA del TEC de Monterrey- Campus Toluca; desarrollan un vehículo utilitario eléctrico y de alta eficiencia energética que opera con gas hidrógeno como combustible, produciendo únicamente emisiones de agua pura; este vehículo fue diseñado para su uso en diversas industrias y actividades, por ejemplo, en aeropuertos para traslado de equipaje, personal u otras cargas útiles.


Esto respondiendo al hecho de que los automóviles eléctricos existentes en el mercado funcionan con baterías que se recargan a través de tomas eléctricas, con electricidad producida a partir de la quema de combustibles fósiles, no ofreciendo en sí el uso total de energías renovables.

Félix Loyola, miembro de la Sociedad Mexicana del Hidrógeno y pasante de doctor en ingeniería explica el principio por el que funcionan las celdas de combustible, “vista de una manera simple, la celda es un sistema electroquímico al que se alimenta gas hidrógeno y un oxidante, que puede ser oxígeno puro o aire. Estos elementos se hacen reaccionar al interior de la celda produciendo electricidad (como principal producto) y agua (como residuo de la reacción)”.

Así mismo señala la factibilidad de producción del automóvil, no sin antes resolver el tema relacionado con los costos de fabricación de las celdas, “esto no obedece a que los materiales per se sean caros sino a una baja escala de producción actual. Si esto se convierte en algo masivo, entra justamente en la dinámica de economía de masas que permite se abaraten todos los proceso de producción, y con ello, los productos finales. Bajo ese esquema, el vehículo eléctrico con celdas de combustible a hidrógeno es totalmente factible”.

De modo tal, el auto del futuro con energías renovables podría ser aquel impulsado por celdas de hidrógeno.

Mientras eso sucede, en el siguiente vídeo podemos observar las opciones disponibles de autos eléctricos en México.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario