2/08/2017

EDIFICIOS QUE SE ALIMENTAN DEL SMOG

Ingenieros planean construir rascacielos de 5 km de altura que sean amigables con el medio ambiente


Imaginar edificios tan elevados como los que se veían en la caricatura “Los súper sónicos” (serie animada de los años 60) es una idea no tan alejada de la realidad. Precisamente la compañía norteamericana Arconic lleva más de un siglo de trabajo, con materiales científicos, durante el cual ha logrado grandes avances en la innovación, construcción y diseño de edificios. 

     Es así como inicia este 2017 con un plan proyectado 45 años hacia el futuro (se prevé que sea una realidad para el 2062); la empresa ha imaginado un rascacielos de 4.8 km con una estructura futurista, construido de materiales que están en desarrollo, incluyendo superficies que absorben el esmog y balcones retráctiles. Esta torre forma parte de de un plan mayor al que la compañía ha llamado The Jetsons (los súper sónicos), nombre alusivo a la serie nombrada al inicio de esta publicación.

Así luciría desde las alturas el rascacielos que se tiene planeado

     Arconic entiende la innovación como una herramienta ligada a la sustentabilidad y el respeto al medioambiente; por tal motivo, el rascacielos lucirá una fachada construida con materiales impresos en 3D y tendrá una tecnología de auto-lavado permitiendo que la torre se trague la contaminación. Este mecanismo es posible gracias a EcoClean, una línea de tratamientos para edificios desarrollada por la propia empresa, que incluye el aprovechamiento de la luz solar, el vapor de agua y el oxígeno para limpiar la estructura exterior del inmueble.

     Otra innovación se encontrará también en las propias ventanas,  mismas que formarán parte del edificio que quiere levantar Arconic. Este nuevo diseño se llama Bloomframe. Básicamente, es un tipo de ventana motorizada que se convertiría en un balcón de vidrio en menos de un minuto.  La empresa destaca que en lugar de gastar doble en materiales para construir ventanas separadas y cornisas, prefiere invertir en componentes flexibles que pueden componer edificios moldeables, más que simples gigantes estáticos. En el siguiente vídeo se detalla su funcionamiento.



     Cabe destacar que este proyecto no es la primera propuesta que pretende limpiar el aire a través de su fachada. La torre Tao Zhu Ying Yuan, que está siendo construida en Taiwán y sería finalizada en septiembre de este año, tendrá la cualidad de “comerse la contaminación” con sus 23.000 árboles y arbustos en toda su exterior. He aquí una imagen de cómo quedará dicha torre.

Torre de Taiwán



No hay comentarios.:

Publicar un comentario